Hay que tener arte

Inicio » arte » Coraza de Agusto de Prima Porta

Coraza de Agusto de Prima Porta

Arte

Follow Hay que tener arte on WordPress.com

Es realmente fascinante e interesante toda la información que podemos extraer de un “monumento”. Analizando sus características artísticas, el material del que esta hecho, lo representado…podemos saber cosas de la época en la que fue realizado.

Por ejemplo si analizamos la estatua de Augusto de Prima Porta, hoy en los museos Vaticanos, obtenemos numerosos datos acerca de la época de Agusto.

augustprimaporta2Las alusiones históricas que dieron motivo al ornamento de la coraza que viste Augusto datan a la obra en el año 20 a. C. En el centro de la coroza aparece un guerrero bárbaro entregando una insignia militar a un personaje con casco. El guerrero, barbado y con bombachos, es un emisario parto, un persa que alza en sus brazos el distintivo de la legión romana, coronada con el águila reglamentaria. Esta descripción se relaciona con la Batalla de Carras (Batalla de Carrhae) que tuvo lugar en el 53a. C. El ejército romano bajo el mando del general Marco Licia Craso, gobernador de Siria por aquel entonces, sufrió una terrible derrota ante el ejército parto al mando de Spahbod Surena. Tiempo después, en Fraata, en el 36 a.  C. Roma sufrió otra severa derrota, esta vez con Marco Antonio al mando. Augusto logró recuperar en el año 20 a. C  los estandartes, de tan alto valor simbólico, y que se encontraban en poder del imperio parto, restituyéndolo oficialmente. De esta manera, Augusto elevaba el honor de Roma y quedaba patente a superioridad de Roma frente a sus enemigos orientales. El legado parto devolviendo la insignia romana ocupa el centro de la coraza. La insignia es recibida por el dios Marte (el dios de la guerra) en atuendo militar y acompañado de la Loba Capitolina, nodriza de Rómulo, el fundador de Roma. Otras interpretaciones creen que se trata de Tiberio, su futuro sucesor quien recoge las insignias, de esta manera se le mostraría como heredero en su cargo.

A ambos lados las personificaciones de las dos provincias dominadas por Augusto, Hispania y Galia, aunque también existen otras interpretaciones que afirman que se tratan de las provincias celtas occidentales y las provincias orientales. La personificación de Hispania, sentada y afligida lleva en la mano una espada, identificada como la gladius hispanenses. Esta representación hace alusión a la victoria de Augusto contra los cántabros y los astures. La personificación de la Galia aparece en actitud de derrota y nos muestra los atributos típicos de los celtas: una trompeta zoomorfa de guerra, una enseña gálica en forma de jabalí y la espada envainada, ya inútiles. Esta alusión hace referencia a la dura contienda que Roma mantuvo con la Galia,  que finalmente, fueron sometidos por Augusto.

Debajo están Apolo y Diana, dioses por los que Augusto tenía especial devoción.  Apolo aparece con su lira, instrumento característico del espíritu cultivado, y monta un monstruo alada, un grifo. Era una creencia generalizada que Apolo, con su arco, había ayudado a Octavio Augusto en la batalla de Accio contra Antonio y Cleopatra. Por su parte, Diana cabalga sobre un cierto y porta un carcaj de flechas. Diana se consideraba una diosa nacional romana, opuesta a las divinidades extranjeras, que no eran del agrado del emperador. Era una diosa fuerte, agreste y protectora de la fecundidad femenina, reina del monte Aventino, vinculado a la plebe y protectora de los niños, de la nueva generación de romanos que vivirán en paz.

La parte superior de la coraza se halla enmarcada por un marco cosmológico, por el cielo y la tierra. El cielo, Caelus, despliega su manto para arropar al mundo y a los mortales. Recorre la bóveda celeste el Sol, en su cuadriga, trayendo calor y luz al universo. Por delante del carro solar vuela el Rocío, con una jarra. Junto al carro, la Aurora, que anuncia la llegada del nuevo día. La luminosidad del sol se haya representada por la antorcha de Fósforo o Lucifer, inscrito en el disco solar y compañero de Rocío.

En la parte inferior de la coraza, la Tierra (Tellus), también llamada en Roma Terra Mater, recostada y con los símbolos característicos de la fertilidad, entre los que cabe destacar la cornucopia o cuerno de la abundancia, por el que la humanidad recibe los frutos de la tierra. Bajo sus brazos se pueden apreciar dos niños que pudieran ser Rómulo y Remo, los gemelos amamantados por la loba según la legendaria historia de la fundación de Roma.

Las hombreras de la coraza presentan esfinges aladas, asunto común en la iconografía clásica y a menudo compañeras de las alegorías militares.

Esta unión de alusiones históricas, cósmicas y mitológicas convierten al “monumento” en un ejemplar del arte augusteo y su finalidad: la legitimación del emperador y de su Imperio de un modo humano-histórico a la vez que divino-providencial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: